La personalidad de los Números

Publicada en Publicada en Uncategorized

Supongamos que ha comenzado el invierno y comienzan a caer las primeras nevadas.

Imaginaba entonces, de qué modo reaccionaría cada número ante las primeras nieves de la estación invernal, y se me ocurrió que este sería un buen modo de resumir la personalidad de los números ante una situación.

1 2 3

Propongo jugar un poco y descubrir con cuál de ellos podemos identificarnos.

El número 1 seguramente tan activo como es, con su iniciativa e ideas, al ver los primeros copos saldría de la casa. Seguramente diría “¡comenzó a nevar, hay que salir, meterse en la nieve, hagamos algo interesante!”, e intentaría hacer salir al resto de los números, como buen líder.

El número 2 pensaría que es mejor quedarse en casa, tranquilo, a gozar de la paz del hogar, inspirado por la nieve, despertando su romanticismo. Sensible como es no desearía quedarse solo, buscaría antes que nada alguien con quien compartir, y sentirse contenido por si acaso la nieve comienza a deprimirlo.

El número 3, feliz con el acontecimiento, deseoso de pasar el frío junto a sus amigos, entorno al hogar, bebiendo algo, compartiendo quizá algún juego de mesa, o simplemente conversando, expresándose y divirtiéndose. Si está solo, pensará con su gran optimismo, que no hay mejor que la soledad para poder a crear.

El número 4 es muy probable que piense en si ha dejado las ventanas bien cerradas, si ha cortado leña suficiente para el fuego, y si ha comprado las suficientes provisiones para abastecerse durante el tiempo que pueda durar la nevada. Necesita sentirse seguro en su hogar y que quienes lo rodean también los estén.

El número 5 se sentirá feliz ante la novedad de la nevada, se ha producido un cambio que lo saca de la rutina. Pero claro, si el mal tiempo dura mucho, y no puede salir de casa, inquieto y ansioso como es, la alegría pasará a ser depresión en cualquier momento. Lo más probable es que cuente con compañía y bebidas para pasar el tiempo.

El número 6 estará dispuesto a recibir a todos en su casa, feliz de tener que quedarse en el hogar, rodeado de la familia, poniendo su cuota de armonía y romanticismo. Y es probable que, tan sensible ante las necesidades de los demás, también se encuentre preocupado por aquellos que no tengan un lugar donde refugiarse.

El número 7 aprovechará al máximo estos días de pausa, momentos ideales para recostarse en el sillón, mirar por la ventana como cae la nieve mientras piensa, proyecta  y reflexiona. Quizá también disfrute como nadie de la lectura en soledad. Resulta bueno el clima para quedarse solo, imaginando y creando. Si hay gente a su alrededor, es muy probable que busque una habitación en donde aislarse.

El número 8, mientras observa como la nevada se incrementa, pensará en la pérdida económica de las aerolíneas por los vuelos cancelados. En su probable fatalismo, pensará en la cantidad de accidentes que se producen en esta época, porque es un gran estadista. Y descansará tranquilo, sabiendo que sus objetivos, que han sido bien calculados, no quedan pendientes.

El número 9 dirá, en su aceptación, que simplemente no queda otro remedio que esperar a que pase la nevada. Eso sí, no es recomendable estar al lado de un 9 cuando su emocionalidad, cambiante, comience a irritarlo y ponerlo de mal humor. Tal vez, lo mejor, sea compartir sus proyectos para la próxima primavera, aunque acabe de comenzar el invierno. Es que los proyectos de él son a larguísimo plazo, y aunque nosotros veamos la nieve, el 9 ya comienza a ver cómo florecerán los árboles después del frío invierno.

AlmaNumérica ©Diana Karina Prevende
Numerología Intuitiva ©

Deja un comentario