Numerología y el ADN ancestral

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Uncategorized

Cada uno de nosotros es responsable del manejo que hacemos de nuestras energías, de elevar o bajar sus frecuencias de acuerdo a los pensamientos, sentimientos, palabras y acciones. Es un constante intercambio energético el que vivimos como individuos y como seres Universales.

El manejo de estas energías, por lo tanto, también está relacionado a nuestro ADN energético, al resultado de nuestras propias vidas y a la de nuestros ancestros. Es por eso que las energías que nos toca sanar en nuestro propio Mapa Natal (y nuestro ADN ancestral) se experimentarán una y otra vez hasta que esas energías bloqueadas, distorsionadas, o desvirtuadas alcancen nuevamente su equilibrio frecuencial y sanen, sanando nosotros y nuestro linaje.

La buena gestión de las energías genera una regeneración estructural y un proceso de activación de consciencia. Cuando nos hacemos conscientes es posible activar intencionalmente la información energética de nuestro ADN, presente en nuestro nombre y en cada clave numerológica que en él se encuentra.

Por ejemplo, la energía del 1 contiene información sobre nuestros linajes paternos y nuestra propia energía masculina.

La energía del 2 nos habla sobre el linaje materno y nuestros aspectos femeninos.

La energía del 3 habla sobre nuestra capacidad expresiva en la infancia, hermanos y percepción de recibimiento al nacer.

El 4 nos dice como ha sido nuestro rol en la familia, los abuelos y nuestras bases primarias.

En estos 4 dígitos base o pilares fundamentales, encontramos la información sobre nuestras herencias primarias, nuestra realidad y entorno, y aquello que nos toca sanar para sanar bloqueos familiares.

Como dice el Papa Francisco “No nacemos donde merecemos sino donde necesitamos evolucionar”.

Toda la información está disponible en nosotros y dentro de nosotros. La responsabilidad es personal y de cuál es la disposición para realizar este viaje del Alma cuyo destino es ser la mejor versión de uno mismo. No puedes transformarte sin no crees en la transformación…

“No nacemos con un Alma sino con un proyecto de Alma. Somos nosotros mismos los que debemos desarrollarla” – Alejandro Josorowsky

Autora: Diana Karina Prevende, Numerología Intuitiva © – AlmaNumérica ©

Si querés conocer tus propio ADN ancestral, no dudes en encaragar tu Informe Personal o tu Consulta.

Sentir. Pensar. Amar

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Numerología evolutiva

sentirPensarAmar

¿Por qué sentimos cómo sentimos?

¿Por qué nos comunicamos como nos comunicamos?

¿Por qué amamos como amamos?

Sentimos, hablamos, pensamos, amamos y nos manifestamos según los aspectos enegéticos de la Tabla numerológica en nuestro mapa natal.

Sentimos según está ocupado el dígito 2. Hablamos según nuestro dígito 5. Y amamos según indica el dígito 6.

En nuestra tabla natal están las claves para entendernos y entender al otro. Para revisar qué debemos manifestar mejor, equilibrar y gestionar de modo que nuestro sentir, comunicar y amar sean  aspectos lo más plenos y positivos posibles, para nosotros y quienes nos rodean.

Sentimos en la medida de un dígito 2 equilibrado o no. Sentimos con esa energía lunar, materna y que refleja nuestra propia capacidad de confiar en nosotros y el en el otro. Un 2 ocupado en exceso nos indica un “sentir” algo insensible, más inclinado hacia el 1, quizá menos cooperador y diplomático, apático, distante y frío.  Un dígito 2 en carencia, es un sentir inseguro, falto de confianza, dependiente, aislado, incapaz de mostrar los sentimientos (por miedo). En cualquiera de los dos aspectos en desequilibrio habrá inconstancia y dualidad, dudas y falta de compromiso.

Pensamos y nos comunicamos en la medida de un dígito 5 equilibrado o no. Nos comunicamos de un modo flexible, abierto, libre y que refleja nuestra propia capacidad de desplegar una mente curiosa, aventurera, dispuesta al cambio.  Un 5 ocupado en exceso nos indica una comunicación superficial, descontrolada, impulsiva, y hasta violenta, una comunicación provocadora, casi abusiva. Un dígito 5 en carencia, es un modo de interactuar  reprimido, insatisfecho, rígido, con miedo a dejar entrar lo nuevo, lo diferente, es poco  versátil e inflexible. En cualquiera de los dos aspectos en desequilibrio habrá descontento, excesos e insatisfacción.

Amamos en la medida de un dígito 6 equilibrado o no. Amamos buscando el equilibrio, bienestar y la armonía en nuestra vida, la familia, el  hogar, la sociedad .  Un 6 ocupado en exceso nos indica un un modo de amar mal entendido, plagado de celos, posesividad, entrometimiento y sobreprotección, un amor que pone condiciones, casi castrador. Un dígito 6 en carencia, es un modo de amar  pesimista, con miedo al rechazo y al sufrimiento, poca confianza en las capacidades materna o paterna, siendo la parte emocional y sentimental el punto de debilidad . En cualquiera de los dos aspectos en desequilibrio habrá miedo a la soledad o a asumir responsabilidades afectivas, miedo al rechazo y dificultades en el manejo de situaciones afectivas.

Sentimos, hablamos, pensamos, amamos  y nos manifestamos según somos…

Autora: Diana Karina Prevende, Numerología Intuitiva © – AlmaNumérica ©

Si querés conocer por qué te manifestás como te manifestás, no dudes en encaragar tu Informe Personal o tu Consulta