La influencia de la primera letra de tu nombre en Numerología

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Numerología evolutiva

letracapital
Cuando hablamos de la influencia de la primera letra del nombre estamos hablando de la Letra locomotora, haciendo referencia a aquella energía que nos impulsa diariamente, que nos mueve a actuar de determinado modo, con determinadas actitudes, y a reaccionar ante las circunstancias que se nos presentan.

La Letra locomotora no es más ni menos que la primera letra de nuestro nombre, aquella que empapa con su vibración particular la energía general de nuestra Personalidad.

Las vocales definen el pensamiento e idea, representan nuestra esencia, se convierten en la fuerza activa en el mundo físico, las consonantes. Son ellas las que manifiestan la idea definida del individuo.

Las consonantes son el cuerpo del lenguaje, y las podemos relacionar con el plano físico, no nos olvidemos que a través de ellas determinamos nuestra personalidad externa, nuestra imagen.

VOCALES

A = 1: Espíritu de iniciativa, confianza propia, autoridad y fuerza de voluntad. Cerebral y creadora, posee actitud para dar impulso, adquirir y disponer.

E = 5: Capacidad de relacionarse y comunicarse con absoluta libertad. Pasional, impulsiva, posee la capacidad de escuchar y escucharse a sí mismo.

I = 9: Capacidad de crear de manera innovadora, con capacidad de proyección infinita. Este palito son base puede provocar altibajos emocionales y dificulta la relación con los otros.

O = 6: Conocimiento instintivo del derecho y el deber.  Confiere la capacidad de orden y determinación. Capacidad para escoger lo que corresponde aprender en esta vida.

U = 3: Inspiración e ideas para su aprendizaje, y la capacidad de expandir esa energía hacia el Universo.

CONSONANTES

B = 2: Bondad, sentimentalismo y amor maternal. Simboliza el amor a la naturaleza y el carácter hogareño, la maternidad. Confiere sabiduría, y la capacidad de conectarse con el pensamiento más profundo.

C = 3: Intuición, impaciencia e impulsividad. Conocimiento y la capacidad de captar las vibraciones – buenas y malas – de las personas y objetos. Es emotiva y auto-expresiva. Tiene acceso a lo oculto.

D = 4: Determinación, a veces obstinación. Capacidad de realizarse materialmente, de afianzarse, de gran voluntad de pensamiento. Las 4 concordancias: afirmación, negación, discusión y solución.

F = 6: Fortaleza, sabe aceptar son dificultades cualquier responsabilidad. optimismo, caridad, ingenio y todo lo que fortalezca el ánimo.  Organización en el campo social y hogareño.

G = 7: Germinación. Profunda comprensión del mundo espiritual. Letra productiva, no le agradan las críticas, lleva la imaginación a la práctica. Introversión, pensamientos y actos profundos.

H = 8: Humanidad, atrae éxito y dinero, pero puede darlo o tomarlo todo. Busca equilibrio, dirección y control. Dominio de las pasiones y el control de los impulsos. Autosuficiente, no necesita de nadie.

J = 1: Juicio, inteligencia y creatividad, gran inventiva, material y espiritual, aplicando lo moral a lo material. Posición de mando en grandes empresas o poderes de Estado.

K = 11/2: Karma. Gran inspiración creativa y altos ideales, pero también nerviosismo. Extremos, viajes y cambios. Da gran poder de persuasión, fuerza espiritual y capacidad intelectual. Poderosa y magnética.

L = 3: El don de la palabra escrito u oral. Acción y capacidades ejecutivas. Exige auto-sacrificio, pero da a cambio excelentes recompensas en las relaciones humanas. Reflexiona y analiza lentamente.

M = 4: Trabajo, renovación y regeneración. Capacidad de transformar. Es medida, metódica y ama por sobre todas las cosas el hogar, la familia y la seguridad. Transmuta y renueva la vida.

N/Ñ = 5: Vincula la vida interna con la externa. Variedad, cambio, energía y movimiento. Símbolo del antiguo escriba, puede aportar al mundo mensajes inspirados. Construye y trabaja en el plano cerebral templando las emociones.

P = 7: Percepción, reflexión e introspección. Amor al detalle, análisis profundo, perspicacia e intelectualidad. Otorga talentos creativos y dones de mando. Deseos de dominar e imponer sus ideas a los demás.

Q = 8: Liderazgo e intensidad en los sentimientos. Secreta fortaleza y aires de misterio.  Su voluntad da forma y manifiesta los conocimientos. Inestabilidad en las relaciones afectivas.

R = 9: Reflexión, necesidad de buscar nuevas ocupaciones y caminos en general. Capacidad de conectar consciente y subconsciente, pero como es muy emotiva puede anular estas cualidades.

S = 1: Entrega. Puede aparejar trastornos emocionales o impulsos descontrolados. Fuerza de deseo, voluntad individual para indagar y descubrir. Sumamente sensitiva y fluida.

T = 2: Tesón, a veces con tendencia a dominar. Muy emocional, se puede dejar vencer por su exaltación. Capacidad para realizar transformaciones internas, es muy espiritual y elevada, generalmente otorga videncia.

V = 4: Voluntad, conocimiento espiritual y control de lo material. Actitudes trabajadoras y constructivas, pero a veces puede provocar un comportamiento imprevisible, en esa apertura a dos direcciones.

W = 5: Encanto, magnetismo y gran intuición. También la posibilidad de desequilibrios fuertes en su vida por una tendencia a reaccionar explosivamente. Altibajos, inconstancias, subidas y caídas inesperadas.

X = 6: Fuerza sexual, dominio de las pasiones, contrariedades. Desequilibrios emocionales y afectivos, necesita trabajar su parte superior (mente y espíritu) para evolucionar y mejorar.

Y = 7: Dualidad para lograr la unidad. Dos caminos que exigen determinación. Acción y reacción, inducción y deducción, la alternativa entre la sucesión de los espiritual y de lo material. Debe trabajar la ley de compensación.

Z = 8: Última letra del alfabeto, Grandes deseos de superación, posee la certeza del saber y del obrar, además de un gran magnetismo mental. Indica dudas y materialismo. Intuición y esperanzas.

Podemos interpretar la influencia de la Letra locomotora también a partir de las características generales de los números.

Claro que esto será parte de la personalidad, un aspecto más en el Mapa numerológico de una persona, pero nos dice mucho acerca del mundo en el que actuará.

¿Cuál es tu letra Locomotora? ¿En qué ámbito necesitas actuar para sentirte en equilibrio?

Autora: Diana Karina Prevende, Numerología Intuitiva © – AlmaNumérica ©

Si querés conocer más sobre tus propios números, no dudes en encargar tu Informe Personal o consulta:

Los números Maestros: 11, 22 y 33

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Numerología evolutiva

NumerosMaestros

Estos números compuestos por dos dígitos, que en ningún caso se reducen, solo se pueden vivir de un modo consciente.

Para experimentar estos números Maestros primero es necesario haber desarrollado el dígito simple al que cada uno se reduce.

Es decir, un número 11, que en su dígito reducido nos da un 2 (1 + 1= 2) es vivido a nivel de número Maestro solamente cuando hemos potencializado y vivido de manera consciente los aspectos del 2. Lo mismo ocurre con los demás.

Poseer en nuestro Mapa numerológico cualquiera de estos números nos obliga a vivirlos y desarrollarlos conscientemente, comprendiendo el verdadero sentido y la auténtica dimensión espiritual que poseen.

Por lo tanto, ya sea en nuestra Personalidad, Natalicio, Destino, Alma o Misión, la presencia de estos números Maestros nos dará la oportunidad de vivirlos como tales o simplemente desarrollarlos al nivel de su dígito base.

El trabajo de reconocimiento y desarrollo está en cada uno, y conocer los alcances de nuestro Ser interior nos permitirá despertar a sus verdaderos propósitos. Armonizados con estas energías, podemos llegar a tener éxito incluso en actividades mundanas, aunque la satisfacción primordial será la de sentirnos más integrados.

Número Maestro 11: La Misión específica de este doble dígito es transmitir la riqueza interior y la apertura espiritual, manifestándose como un canal conector de las energías cósmicas y universales, para estimular y orientar a los demás.
Está dotado de una gran energía creativa y espiritual, que muchas veces si no se vive de un modo equilibrado y consciente puede llevar a la vulnerabilidad emocional, excesos de impaciencia y complejos de “superioridad”. Este Número Maestro debe realizar un gran trabajo sobre su “Ego”.

Número Maestro 22: Está llamado a realizar grandes obras que sirvan a la humanidad, proyectos ambiciosos y de gran amplitud, tienen la posibilidad de trabajar a un nivel concreto, con estrategia y resistencia, para “construir” propósitos elevados.
Este doble dígito 2 necesita equilibrar sus aspectos emocionales, para evitar vivir conflictos psicológicos que puedan llevarlos a conflictos afectivos y vinculares.
Hay también una gran necesidad de equilibrar su energía física (4) que debe ser bien utilizada. Este Número Maestro necesita canalizar sus potentes energías para no tensionarse o deprimirse, ya que su punto débil es lo emocional.

Número Maestro 33: Esta es una Misión de amor Universal, muy difícil de desarrollar, porque requiere del despojo material para poder vivir al nivel de esta energía, que pide una vida de servicio sin esperar nada a cambio.
Es el amor perfecto, la Guía, un líder especial, de una personalidad nada común que deberá servir como un “súper canal”, transmitiendo los conocimientos fundamentales y más elevados.
Es la más alta vibración, de tolerancia, pureza, servicio, serenidad y amor, que para ser alcanzada necesita equilibrar aspectos afectivos que no le hagan caer en la indecisión, inestabilidad, los celos y la sobreprotección. La responsabilidad afectiva a un nivel superior es su gran trabajo a realizar.

Estos Números Maestros representan nuestras vibraciones “transpersonales”, que serán vividas en este nivel de energía siempre y cuando se tome conciencia de la necesidad de utilizarlos para el bien de la humanidad y la iluminación.

Autora: Diana Karina Prevende, Numerología Intuitiva © – AlmaNumérica ©

Si querés conocer más sobre tus propios números, o aprender más sobre Numerología, no dudes en contactarme.

Dígito 5: el doble cuántico

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Numerología evolutiva

5KARMADARMA

De los dígitos del 1 al 9 todos tienen su opuesto, menos el 5.

Sabemos que el dígito 5 no tiene opuesto porque en definitiva es nuestra conexión como seres humanos con la propia divinidad. Somos la perfección (solo que no lo vemos), somos co-creadores de nuestra realidad a partir de la conexión con el Cosmos. Somos al mismo tiempo cuerpo y energía. Somos Dharma y Kharma.

La energía del 5 es, ni más ni menos, la representación energética de nuestro Doble cuántico. Nuestro Yo energético cósmico. Nuestro Yo “viajero” que se encarga de comunicarnos las mejores experiencias del fututo en este presente, para que sigamos estas instrucciones en forma de “intuición”.

Es la energía exploradora, la que nos impulsa a los cambios, porque evidentemente el yo físico, real y presente, está tomando las decisiones equivocadas para alcanzar el futuro prefecto al que nos quiere llevar nuestro Destino.

El tema es que aún no dominamos nuestros miedos, y nuestros pensamientos tienden a tejer siempre un futuro de fracasos, y los pensamientos negativos e imaginación que ponen barreras a la información sobre nuestro mejor potencial a futuro  acaba por no recibir la información que el Yo viajero nos trae desde otra dimensión.

Según la teoría del desdoblamiento de Garnier Malet  “El hombre que vive en el tiempo real y en el cuántico, un tiempo imperceptible con varios estados potenciales: memoriza el mejor y se lo transmite al que vive en el tiempo real.

Tenemos un cuerpo muy bien hecho que nos permite proyectarnos en el porvenir: ir a ver el futuro, arreglarlo y volver para vivirlo”.

Cuando nuestro inconsciente, nuestra intuición percibe la necesidad de cambios, de ir en la búsqueda de nuevas experiencias, salirnos del camino conocido que evidentemente nos aleja de ese futuro positivo y libre, es necesario escuchar “nos”, escuchar la voz de la experiencia del futuro, nuestro otro Yo.

Es la energía del dígito 5 que nos pone en alerta ante las crisis, ante la necesidad de cambios nos orienta hacia la movilización de las energías, y nuestra intuición, nuestra conexión divina nos habla y nos guía. Y nos dice que podemos  buscar durante siglos, durante eternidades, pero cuando entendamos que nosotros somos el destino que en nuestros  sueños proyectamos a lo lejos, dejaremos toda búsqueda porque en la mitad del proceso evolutivo el entendimiento radica en darnos cuenta que somos a la vez lo individual y lo universal, lo inmutable y lo cambiante; lo de afuera y lo de adentro, y que el deseo de liberación del 5 terrenal solo está motivado por la “ilusión” de aprisionamiento del Ego.

Después de todo, la noción de búsqueda solo implica una distancia entre nosotros y lo que buscamos…

En el Mapa Natal el lugar en el que podemos encontrar esta energía (5) nos habla mucho sobre nuestro buscador cuántico, nuestro aventurero cósmico. Y la energía, o cantidad de letras con este valor es también indicador de qué es lo que nos invita a encontrar en nosotros mismos nuestro doble cuántico.

Autora: Diana Karina Prevende, Numerología Intuitiva © – AlmaNumérica ©

Si querés conocer más sobre tus propios números, no dudes en encargar tu Informe Personal o consulta:

Ciclo Anual Personal 9

Publicada en Deja un comentarioPublicada en Numerología evolutiva

Para conocer el dígito de tu Ciclo Anual Personal deberás sumar tu día y mes de nacimiento al dígito del año Universal 2017 (dígito 1).

Por ejemplo si naciste el 16 de octubre: suma 16 + 10 + 2017 (todos los números reducidos a un dígito) 7 + 1 + 1 = 9

9marte

Si tu Año personal suma 9, estás ante un ciclo de cierre, transición y desenlaces. Es el año ideal para sacar los mayores beneficios de tus experiencias del pasado, desplegando tu capacidad de análisis, comprensión y entendimiento para conectar con la lección de tu Ciclo 9…
Se termina un ciclo, y la energía Marciana del 9 te invita a luchar por tus sueños e ideales, en el que hay un elemento fundamental: primero hay que liberarse de ataduras del pasado, de apegos emocionales y afectivos. Eso sí, el equilibrio está en no dejarte llevar por las emociones que genera dejar ir lo que te ate al pasado para atreverte a dar una nueva mirada a tu vida, que te permitirá comenzar a dar lugar a los nuevos rumbos que esperan en el próximo Ciclo por estrenar.
Es tu año para vaciar tu mochila, tu placard, tu mente y tu espíritu. Es el año en el que expandir tu consciencia, en el que la pregunta del millón es ¿Y ahora qué más hay? La energía te invita a expandir tus horizontes, tu visión de la vida, salirte de lo conocido para pensar en dar el salto que te llevará al siguiente nivel.
Quizá aparezca algún afecto del pasado para terminar de cerrar una situación o simplemente despedirte. Las pérdidas que ocurran durante este año son necesarias para vaciarte, así que la clave es no aferrarte a nada que se vaya de tu vida, cosas o personas.
Si esta es tu energía del Año personal: ¡A disfrutar de este período de transición y renacimiento! Es tiempo de liberarte.
Autora: Diana Karina Prevende, Numerología Intuitiva © – AlmaNumérica ©

Si querés conocer más sobre tus propios Ciclos, no dudes en encaragar tu Informe Personal: